Sin categoría

DE UÑERO A UÑATE…

Cuánta tontería existe en el mundo, tonterías que abarcan miles de sistemas cosméticos para vernos bellas: pestañacas de polispan del tamaño de los camellos, pintalabios permanentes, que si te sales un poco vas todo el día disfrazado del Joker… Pero lo que se lleva la palma, textualmente si cierras la mano, son las uñacas de gel.

Uñas que pasan de ser un complemento para ser el punto focal de tu existencia. Una gran chorrada que se quita con un mes de vendimia en Tomelloso.

collage uñates

¡La moda del momento! Ponerte una plasta, más falsa que Fernando Alonso, bailando claque en los uñates, y cuánto más estrambótica mejor. Ideales para tocar guitarra, sacarte sepias de a kilo de la nariz, rascarte el seto y desparasitar cánidos. Combinan con todo, incluso con el chándal, no me diréis que no da glamur eso de encender un piti con ropa de andar por casa marca Adaidas, entre dos dedos bien llenos de gel brillante. Y si lleva svarovskis mejor que mejor. Serás la perfecta ama de casa, ensayando con el mocho cómo agarrarás el péndulo de tu marido emulando a Lady Gaga, sin arañarlo o joderle el escroto de por vida. Aunque vayas en bragas tamaño XXL, que bien podrían servirte de bajera, si tu Manolo ve esas uñas pensará que se está trincando a la mismísima Lucía Lapiedra, porque es lo que llevas en los dedos: piedras como meteoritos. «¡Mírame a los ojos, Manolo! Si te los tapas, que sea con las manos abiertas.» Porque ¡mujeres del mundo! Esas uñas son de actriz porno de escena corta. Donde esté un buen padrastro, que se quite toda esa parafernalia. Si es Navidad, copitos; si es Pascua, huevitos; si es verano chopitos… ¿Y si no es nada?… Arte inventado. Pues como buena fan de Iker, yo me quiero pintar las caras de Bélmez, una por dedo, y si queda alguna sin pintar, El Ecce Homo restaurado por la tía Trini.

Y ¿qué me decís de los hospitales? No dan abasto los fines de semana. Que si cago purpurina, que si tengo un microdesgarro… Los tampones están comercializándolos ya sin aplicador. El otro día, sin ir más lejos, estando en la sala de espera del hospital, preguntaron por megafonía «¿Alguna señora con uñas de gel?» Varias levantaron la mano, cada una con su arte impreso, y se dirigieron a la sala de médicos. Solo una fue la afortunada en practicar un lavado gástrico de urgencia a un paciente. Ahorraron tiempo y material, esas uñas largas son versátiles que te mueres.

Así que este verano no dudes en colocarte unos buenos uñates bien decoraditos con pulpitos y chopitos!!!

Sin categoría

Las arrugas, nuestras mejores amigas… pero de lejos.

Últimamente hay algo que me preocupa, y mucho. Va más allá de las arrugas en las arrugas de mi frente y que ya puedo contabilizar sin necesidad de lupa o de las patas de avestruz que asoman a mi felina mirada. ¿Todo vale en la lucha contra el envejecimiento?  ¿Cualquier acción es loable para dejar de ser una potencial decrépita de la vida? Yo creo que no.collage Dragón

El otro día mi esteticista me envió una inquietante oferta de un producto que prometía rejuvenecer mi piel en solo un mes y yo me quedé muerta, no tanto, pero pobres dragones, ¿no?  Yo que creía que los dragones eran una invención de los cuentos de hadas (los que odio profundamente) y va ahora y me encuentro con una crema milagrosa formulada a base de sangre de dragón. ¿Qué será lo próximo, fuego ardiente para barbacoas? Basta ya, ¿no tenían bastante los laboratorios cosméticos con exprimir caracoles? Pobres caracoles, con los ricos que están en una buena paella de pollo y conejo. Me sumo pues a la causa ecológica, si es que la hubiera, en contra de estos asesinatos indiscriminados de dragones con ánimo de lucro y sobre todo de falsas esperanzas!!

Los dragones son bichos grandes, bonitos, exóticos… Los dragones pueden ser nuestros amigos, creedme, podemos convivir en paz con ellos, podemos adoptarlos como animales domésticos y achuchárselos a las mamis esas de la puerta del cole que siempre dan por culo. ¿Te imaginas qué divertido? «Nina, tu hijo ha mordido al mío» «No me digas, ¿en serio? Anda Puchi (nombre del dragón) dile algo a esta señora tan guapa». Un Aaaaarggggggg con soplete incluido, por supuesto, y a tomar por culo fresco, la dejas más calva que una Nenuco y cuando quiera que vuelva. Es probable que le dejes la piel un poco estirada y sin cejas, pero que se ponga una crema de estas milagrosas, ¿no?, que para eso están. Aunque  ya pueden prometer mucho estas cremas, que si tienes la cara corroí­da como el óxido de un parque abandonado, lo mejor, digo yo, es hacerte una nueva y punto. Y desde aquí hago un llamamiento a la Seguridad Social.

Señores de la salud pública, yo, que jamás he hecho uso de mi seguro social más allá de una receta de paracetamol, exijo poder gastarlo a mi antojo: en un lifting facial, en un blanqueo anal para tenerlo reluciente y brillante, en una liposucción de párpados o en la intervención que fuera necesaria para devolverme el aspecto de un ser humano normal y dejar de ser una medusa.

No obstante, hay que tener un poco de ojo con estas cosas; no puedes ponerte en manos de cualquier cirujano, porque a veces sales peor que entras y si no, que se lo pregunten a mi amiga Cristina. Entró en quirófano siendo una persona, más menos normal, y salió siendo una muñeca hinchable. Su marido, Leo, está bastante contento con el resultado y sus hijos más, en la playa la usan de colchoneta para surfear las olas, pero Cristina no, porque como la pobre no puede cerrar del todo la boca, le entra agua y ha estado a punto de morir ahogada tres veces ya.

collage niño gritando

Pobre Cristina y pobres dragones… ¿no? Yo nunca he visto ninguno, más que en las películas, y me preguntaba si estarían en peligro de extinción. El caso es que estaba tan preocupada por ellos que me he puesto a investigar un poco, no fuera a ser que los dragones donaran sangre voluntariamente en un acto totalmente altruista, y para mi sorpresa la sangre de dragón es una resina roja que se obtiene de un árbol!!! Pero seré tonta, solo era un árbol con propiedades milagrosas y yo sufriendo por nada… Pues vaya, a mí con un árbol no me basta, por muy grande que sea, yo más que un árbol necesito una planta carnívora, que se coma todas las células muertas de mi serran body, o mejor… una planta de hospital para mí sola para hacerme una ITV generalizada.  Ya que, a pesar de lo ocurrido con mi amiga Cristina, estoy muy a favor de la cirugía estética a partir de una cierta edad, pero no de esa que te deja estática, sin gesto cual muñeco de cera. Ideal para cualquier situación. En una fiesta, la más enigmática… En un funeral, la más sobria… Hay que tener cuidado a la hora de expresar tus necesidades si no quieres que al cirujano se le vaya la mano y te deje sin expresión en las cejas; quedarte sorprendida de por vida no es una opción válida, Nicole.

Las más jóvenes podemos optar mientras tanto por esas cremas milagrosas, pero siempre con precaución, no os vaya a pasar como a mi amiga Piluca. Todavía recuerdo el mal trago de tener que despegarla de su cama con una palanca. La pobre, abrumada por la cantidad de arrugas que se acababa de descubrir tras graduarse la vista cayó en un toc obsesivo por la cosmética prometedora. Una noche se embadurnó con una crema reparadora y a la mañana siguiente su marido la encontró momificada. ¡Menos mal que no le dio por echarse en los agujeros de la nariz! Hubiera muerto asfixiada. La pobre Piluca obnubilada por su vejez creciente se echó crema reparadora, pero de muebles, y la de dejó secar toda la noche según las instrucciones, y tanto que la secó, a Piluca no ha vuelto a salirle ninguna arruga más…  ni la piel… aún se está recuperando en el hospital del peeling mortífero.

En fin y concluyendo, vistos los resultados, más vale arrugas en las manos a que nos coman los gusanos. ¡Vivan las arrugas! La arruga es bella, la arruga puede ser nuestra mejor amiga, pero casi mejor que lo sea de lejos.

 

katyp_0
 

HOLA SOY PILUCA Y USO “PILUCA”.

si quieres leer más cosas como esta…

www.amazon.es/Ni-conmigo-sin-Descaradamente-Inapropiada-ebook/dp/B01L61DMVK

Reseñas Blogguers, Sin categoría

Ni conmigo ni sin mí y Una salchicha muy viva.

Una reseña fantástica que me ha sacado una sonrisa muy grande.

Bea Melworren

Después de leer La condesa muertade Eba Miren, necesitaba reírme un rato, os he hablado de ese libro aquí. Te recomiendo que leas mis impresiones y te dejes atrapar por esa historia, sin ninguna duda merece la pena.

Así que echando un vistazo a mi Kindle, que se desborda de libros sin leer, llegué hasta Nina Minina e intuyendo lo que iba a encontrarme me lancé a esconderme entre las hojas de su libro: Ni conmigo ni sin mí.

Para que nos situemos, son dos libros: Ni conmigo ni sin mí yUna salchica muy viva, relacionados entre si, en donde dos amigas: Cam y Teresa, nos relatan lo que ocurre en un mismo día desde su peculiar visión de la vida.

Si te has parado a leer los títulos seguramente te han llamado la atención, a mí al menos me pasó la primera vez que los…

Ver la entrada original 606 palabras más