COLABORADORES

La Música y la mentira, por Pedro B. Breis.

-blog

Si alguna vez habéis escrito algo, sabréis que una de las preguntas más recurrentes que los conocidos y los lectores te formulan directamente es: “¿Tiene algo de autobiográfico?” En mi caso siempre contesto que no. Miento, claro.

Todo lo que hacemos en la vida tiene una directa relación con lo que somos en realidad. A veces esta relación se hace evidente y otras se oculta bajo metáforas que maquillan el verdadero fondo y lo hacen parecer otra cosa. Si pasamos una toallita, podemos retirar el maquillaje e intuir la motivación última del relato.

Si algún día alguno de vosotros lee mi libro, al principio notará que la música es una parte importante del mismo. Cuando llegue al final, además, descubrirá que es el eje invisible que vertebra la historia.

Se lo debía. Si mi vida fuera un gráfico en forma de línea que sube conforme la felicidad aumenta y baja en los malos momentos, entre varias cimas hallaría dos grandes fosas. De aquellas que dejan una cicatriz que cambian tu aspecto interior. Y digo “aspecto” porque me niego a aceptar que los golpes puedan con quien realmente somos. Como mucho les voy a permitir el honor de poder cambiar lo que nosotros nos atrevemos a proyectar a los demás.

En ambos momentos, fue la música una de las grandes protagonistas de mi recuperación. De que ese niño, o ese joven que entró en la cueva, encontrara una linterna que le ayudara a salir. Magullado, pero a salvo. Diferente, pero igual. Más adulto, más duro, más sabio. Menos inocente.

Quizá en la próxima entrada os explique con más detalle en qué consistieron esos momentos y cómo la música me iluminó. Quizá no me atreva y lo oculte bajo una metáfora que me dé un pretexto para cuando alguien me pregunte, “¿Tiene algo de autobiográfico?”, pueda decir que no. Aunque sea mentira.

Por Pedro B. Breis colaborador del Blog y escritor de So long Marianne.

portada

http://amzn.to/2uSO7na

 

¿Viernes o te vas?, Libros

¿Viernes o te vas? Capítulo 5

 

El ladrón de besos

En esas estaba yo, riéndome como una imbécil para disimular que el tío sexy me tenía con el puturrú de foi a punto de efervescencia, cuando me puso el índice sobre los labios y me obligó a parar. A ver… No me obligó en realidad, pero me pareció un gesto tan sexy que se me olvidó hasta de cómo reír.

—Te voy a robar esa risa tan bonita que tienes —dijo, sonriéndome mientras me observaba la boca.

—¿Y cómo lo piensas hacer?

—Del mismo modo que pienso robarte el apellido. —Su dedo trazó la forma de mi boca y se fue deslizando despacito hacia mi barbilla, produciéndome cosquillitas mucho más allá de la zona tentada.

—Pues hazlo. —Me sentía pletórica, embriagada y drogada de sex-appeal.

Dejó escapar un suspiro y se mordió el labio midiéndome con los ojitos antes de inclinarse hacia delante, mmmm, destino: mi boca.

Y, ¡joder!, casi me parte un diente. No fue culpa suya, pobrecito, sino del idiota que estaba a mis espaldas que no encontró mejor momento para empujarme y esclafarme, destino: su barbilla.

Lo que debía haber sido un encuentro a mitad de camino, suave, denso, lento, sensual… y todas esas sensaciones que te ponen el chuminator a tres mil revoluciones por segundo, se convirtió en un estallido de mi dentadura contra su mandíbula. Quedándome, además, clavada a ella como un castor.

Jofer, qué faño —protesté, batiéndome en retirada tapándome la boca con la mano y con los dientes modo piraña como la mujer de Iker Jiménez.

—Joder, qué daño —se quejó él también haciendo los mismos movimientos pero masajeándose la barbilla, que por cierto era divina, con hoyuelito sexy incluido, y ahora, además, con una marca plus de mis incisivos como si se la  hubiera autograpado.

—El idiota este me ha empujado. —Señalé detrás de mí al tío en cuestión, que no había tenido el detalle de disculparse.

—¿Estás bien? —Acortó las distancias, envolviéndome las mejillas con las manos y un estremecimiento me recorrió las partes bajas.

—Me he mordido aquí. —Deslicé la lengua por mi labio inferior y saboreé el sabor salado de mi propia sangre.

—Tienes una herida pequeña —dijo, estudiándomela con pericia mientras yo aprovechaba para olerle el pelo.

Olía de puta madre, no hacía mucho que se había duchado y aún conservaba el aroma de un champú afrutado. En concreto, olía tanto a fresas que daban unas ganas bárbaras de pasarle la lengua por todo el cabello y quitarle la gomina, porque llevaba gomina en cantidades industriales para peinar con habilidad todos los caracolitos que coronaban su cabeza—. ¿Quieres hielo?

—Sí, por favor.

Sin pensárselo mucho, metió la mano en mi copa y sacó un cubito de hielo y me lo colocó sobre el labio, sujetándolo por un rato, mientras sus ojos me observaban.

—¿Mejor?

—Sí.

—No es nada.

—Lo sé.

—Vaya, lo siento.

—No tienes por qué disculparte, no ha sido culpa tuya.

—Lo decía por el beso, nos lo ha jodido.

—Eso sí —me lamenté, pues ese idiota no solo me había robado la oportunidad de besarme con el tío sexy en aquel momento, sino que también me había enviado una señal nítida y brillante como la luz del astro rey.

El tío sexy no era mi def y yo tenía una misión astral esa noche. Mi sino y el de mi def estaban conectados por un hilo invisible y tenía que hacer todo el ritual para dar con él. Esa era mi misión y no la de perder el tiempo con un posible presunto por muy bueno que estuviera y mucho menos ir clavando mis paletas a toda barbilla que se me pusiera por delante.

Por cierto, ¿qué hora era?

Miré mi reloj, y era casi la una. La una. La una. ¿La puta una? Casi me da un síncope. Estaba condenada al fracaso amoroso. Mi madre me lo había explicado requetebién: saltar tres olas, quemar mis deseos en la hoguera, tirar una fruta y unas flores al mar en la hora mágica. De pronto me entró una prisa tremendísima.

—Tengo que irme.

—¿Ahora? —Me miró extrañado — ¿Acaso te convertirás en calabaza cuando den la una?

—Sí, tengo que ir a la playa —me limité a responderle sin mirar a atrás, acelerando los pies en dirección al lugar donde había perdido de vista a Patricia por última vez antes de salir a fumar a la puerta.

—¿Vas a volver? —Venía pisándome los talones.

—No lo sé.

—Pero espera, ¿por qué tienes que ir? ¿Has quedado con alguien? ¿Eres algún tipo de anfibio? —Me retuvo por el codo, riendo con su última ocurrencia.

—He quedado con mi destino —dije, buscando a mi amiga con la cabeza en modo aspersor. Maldita sea, no la veía por ningún lado, de hecho veía doble.

—¿En serio?

—Y tanto. Tengo una misión que cumplir y necesito encontrar a mi amiga. ¿Dónde mierdas se ha metido? —pregunté mirando a mi alrededor desesperada, mientras todo me daba vueltas.

—¿Cómo es?

—Rubia, pelo largo, como yo de alta…

—¿No tienes ninguna foto?

—Sí, en mi móvil.

—¿Y tu móvil?

—Lo tiene ella, junto con mi bolso. ¡Tengo que encontrarla! Si me doy prisa todavía llego a tiempo.

—¿A tiempo de qué?

—De hacer mi ritual amoroso.

—¿Crees en esas cosas? —Dibujó una mueca burlona.

—¿Cómo no? —Volteé los ojos, un poco molesta. Si él fuera yo, habría mamado esas cosas desde la cuna y no las pondría en duda tan a la ligera, pero yo estaba bastante acostumbrada a este tipo de reacción de la gente escéptica y no se lo tenía demasiado en cuenta. Si les contaba que mi madre era pitonisa profesional ya flipaban unicornios.

—Puedo ayudarte.

—¿Sí, cómo?

—Tengo una moto en la puerta y puedo llevarte a la playa y hacer tus rituales.

—Pero no tengo mis objetos mágicos.

—¿Y qué necesitas?

—Pues una flor, una fruta y un papel para escribir mis deseos.

—Ven conmigo. —Me agarró de la mano y me llevó hasta la barra.

Habló con Curro unos breves segundos y el camarero se marchó y volvió al poco, dejando dos limones sobre la barra, un bloc de notas y un boli. El tío sexi aprovechó el momento para pagar las bebidas de antes, aunque no hacía falta; Curro me fiaba y sabía que volvería pronto. Siempre volvía, como Terminator.

Miré al tío sexy emocionada, me iba a salvar la noche, y él me sonrió.

—Los limones son fruta. ¿Te valen?

—Sí, claro que me valen, con uno me sobra.

—El otro es para mí, ya que voy, también tengo derecho a pedir mis deseos —dijo, cogiendo el boli y escribiendo algo en el bloc, luego arrancó la hoja y se la guardó en el bolsillo del vaquero antes de pasarme el boli.

Escribí mis deseos y arranqué la hoja.

—Ya estamos listos, vamos. —Me cogió la mano y de nuevo me llevó hasta la puerta atravesando la marabunta de gente que colapsaba la entrada—. Esa es. —Me señaló una moto molona aparcada en la acera de enfrente.

—Faltan las flores —le alerté mientras examinaba su moto, no tenía claro si sería capaz de mantener el equilibrio una vez montada.

—No importa, donde vamos hay unos jardines que pillan de paso —dijo—, lo único, que no llevo casco para ti.

Me rasqué la cabeza.

—Podemos ir corriendo. Aún quedan —consulté el reloj— cinco minutos para la una. Yo corro rápido —dije, pero tampoco tenía muy claro si sería capaz de correr.

—No llegaremos. ¿Tiene que ser mientras sean las doce?

—Sí, de hecho, debería haberlo hecho a las doce en punto, pero ya que no he podido porque tú me has entretenido, creo que puede ser igualmente eficaz mientras sea en esa hora.

—Ya, está claro, pero, mira, si lo piensas bien, en muchos sitios del mundo todavía no son ni las doce. Si estuviéramos en Canarias estaríamos a tiempo.

—Pero no lo estamos —aprecié.

—No, pero podríamos imaginar que lo estamos y entonces sería igualmente válido, ¿no crees?

Ladeé la cabeza y lo miré pensativa.

—Está bien, pero vamos corriendo, debe haber mucha poli en la playa hoy controlando, y si nos pillan sin casco nos multarían.

—Pues vamos—. Me agarró de nuevo de la mano y arrancó a correr.

Nina

 

PORTADA FRONTAL NINA EMPAREJAME

 

flecha

http://amzn.to/2uNxcT

http://amzn.to/2tulBbr

http://amzn.to/2uNPWBU

amazon-icon-21

¿Viernes o te vas?, Libros, Sin categoría

Capítulo 4. Candela se va de viaje

 

imagesLL—¿Qué lleva esto? —le pregunté al ricitos de oro que acababa de conocer poco antes en el interior del Bébete la Vida a Jarras, antes de darle una honda calada al cigarro con olor a colonia Nenuco que me había ofrecido tras plantarnos en la puerta.

—Un purito bueno —respondió con su mirada holgazana. Tenía los ojitos azules claros y algo enrojecidos por la noche y sus perfidias.

Volví a darle un par de caladas y sonreí absorta en las formas que el humo dibujaba en el aire. Vamos, que me puse en plan todo interesting.

—¿Cómo te llamas?

—Víctor. ¿Y tú?

—Candela. ¿Vienes mucho por aquí?

—No, es la primera vez. ¿Y tú?

—Sí, vengo casi siempre —me declaré cliente de barra fija de aquel garito antes de llevarme el purito bueno a la boca y succionarlo como si me fuera la vida en ello—. ¿Vas a ir a la playa ahora?

Negó levemente con la cabeza.

—Yo, sí —dije consultando mi reloj (las once y media) antes de darle otra calada al purito bueno de mi nuevo amigo—. Pero ¿qué lleva esto? —Levanté el cigarro ante nuestros ojos mirándolo con curiosidad como si nunca hubiera tenido un porro entre los dedos—. Me está dando un no sé qué.

Se echó a reír y me lo robó de la mano.

—Hachís del bueno —se limitó a responder y yo le eché un vistazo a mi alrededor pensando que estaba empezando a percibir una atmósfera un tanto nebulosa a lo Expediente X. Había bastante gente de lo más variopinto en la puerta del garito y por la calle celebrando la noche de San Juan. Todos alegres. Todos bebiendo. Todos fumando. Pero ¿tanta bruma? Eso no era normal, parecía el escenario de Lluvia de estrellas y yo un Bertín enajenado.

—Y tanto, estoy empezando a despegar—. Me eché a reír a carcajadas sin poder contenerme. Digo yo que no podía, si no ¿a santo de qué me reía yo tanto?

—¿Vienes dentro? —me propuso dándome de beber de su vaso.

Lo cogí e hice como que bebía, pero sin beber, no fuera que aquello llevara burundanga y acabara entregándole mi flor a aquel desconocido porreta.

—No, se está bien aquí fuera. Hace fresquete bueno.

—Ey, Víctor. —Un chico se interpuso entre mi nuevo amigo y yo, estrechándole la mano en plan brother.

—Eh, tío, te presento a mi nueva amiga.

El tal tío se volvió hacia mí y me sonrió con toda la cara. Era guapisísimo. Esos ojos, esa nariz, esa boca, esa barbilla, esos pectorales, esos abdominales y esas piernas, oh, my God, que por debajo del vaquero se adivinaban interminables, eran de otro mundo.

—Hola, nueva amiga de Víctor, ¿cómo te llamas? —preguntó invadiéndome el espacio personal.

Traté de enfocar sus ojos con los míos, pero el purito bueno me lo estaba poniendo bastante difícil, debía parecer la Leti.

—Necesito un ron-cola —dije, devolviéndole el vaso al ricitos de oro.

El chico guapisísimo me sonrió y luego soltó una carcajada. Una carcajada que se me antojó celestial viniendo de su boca, con acompañamiento de arpas y voces blancas y todas esas parafernalias que anuncian los momentos milagrosos. Era como un angelito caído del cielo. Tenía sobre la cabeza hasta el típico anillo luminoso.

—Un placer —dijo, dándome un beso en la mejilla.

—Sí… —me limité a decir soltando una risita tonta.

Ladeó la cara frente a la mía y me hizo un repaso general: frente, ojos, nariz y boca, y volvió a mis ojos.

—¿Te encuentras bien?

—En realidad me siento genial, pero estoy como levitando, ¿sabes? —traté de explicarle haciendo espirales con las manos a la altura de mi cabeza, siendo muy consciente de que me estaba pillando un buen pedal.

Mi nuevo-nuevo amigo, de ahora en adelante, el tío sexy, volvió el rostro hacia mi antiguo-nuevo amigo—. ¿Le has dado de fumar de lo tuyo?

El Ricitos de oro asintió con una sonrisilla simplona y el tío sexy rompió a reír.

—Pero tío, ¿cómo haces eso? —le increpó antes de volverse hacia mí y cogerme por los hombros y clavarme sus ojazos azules en mis ojos pardos.

—¿Estás bien?

—Estupendamente —respondí, cogiéndolo con confianza por la cintura. Era sólida. Muy sólida.

—Ven conmigo, guapa, te voy a dar agua.

—No quiero agua, guapo, quiero un ron-cola —protesté apoyando mi frente en su clavícula.

El tío sexy inclinó la cabeza y sus labios rozaron mi frente.

—Joder, Víctor, esta chica está colocada.

—Qué va  —replicó el ricitos de oro—. Si solo le ha dado un par de caladas.

—Uno de esos tuyos equivale a cinco de los de los restos de los mortales. —Se mostró cabreado con él.

—Ella quería fumar —se defendió el otro, encogiéndose de hombros.

El tío sexy sacudió la cabeza y me cogió la barbilla para enfrentar su cara con la mía.

—Oye, guapa.

—¿Guapa, yo? —pregunté con una sonrisa bailándome en la boca.

—Sí, guapa, tú. —Me sonrió de nuevo y su sonrisa era bárbara. No solo era con la boca, era con las mejillas, la nariz, los ojos, incluso las orejas parecían sonreírle. Tenía como una luz cálida que le salía de dentro y en conjunto resultaba un tío exclusivo, como un solitario de taitantos quilates que puedes ver en los escaparates de las joyerías para ricos pero que nunca podrás tener en el dedo.

—Pues tú eres guapisísimo.

—Gracias.

—Seguro que te lo han dicho millones de veces.

—Seguro. —Sacudió la cabeza—. Anda, ven conmigo —dijo, dándome media vuelta, y con la mano apoyada en la parte baja de mi espalda me dirigió hacia el interior.

Me dejé llevar, a decir verdad, me hubiera dejado llevar por él a cualquier lugar. Entramos en el local y una canción de Maluma atronaba por el altavoz. Una canción que, además, me gustaba un porrón. Me detuve en seco y miré al tío sexy que también se había detenido ante mi imperiosa parada y le sonreí.

—¿Quieres bailar conmigo? —le pedí tomando la delantera, ya contoneando mis hombros frente a él, y haciéndole un shimmy de regalito para que lo disfrutasen sus lindos ojitos.

Parpadeó, confuso.

—Creo que necesitas beber agua —me replicó retirándome unos mechones de la cara.

—No. —Me reí moviendo esta vez las caderas ante él. vale, no soy Shakira pero me esfuerzo—. Lo que yo quiero es bailar contigo ahora. —Le agarré decidida la camiseta a la altura del pecho, que era sólido también, y empecé a moverme con los ojos clavados en los suyos. O eso creía yo, a decir verdad, me costaba centrar la visión.

—Pues entonces hagámoslo bien —comentó, apartando mi mano de su pecho para entrelazar sus dedos con los míos en el aire, mientras su otra mano se deslizaba hasta mi cintura, aferrándose a ella. Comenzó a moverse al ritmo de la canción con una sonrisa y de nuevo me dejé llevar. Bailaba bien. Mucho mejor que yo, ¿dónde iba a parar? Yo no era capaz de dar dos pasos sin tropezarme con mis propios pezuños, por eso hacía belly-dance y pilates que no requieren moverse mucho del sitio—. Déjate llevar  —me ordenó bajando su boca a mi oreja para que pudiera escucharle. Yo me dejo llevar dónde tú quieras, mi amol.

Entre meneítos, vueltecitas, restregoncitos, la canción requería de eso, mucho de eso, no era yo, era ella la que me obligaba a hacerlo, y la luna, no nos olvidemos de mi fiel consejera la luna, que me estaba susurrando: «Este pa ti, Candela, to pa ti», llegó el turno de la siguiente canción. Esta vez una de Gente de Zona, que ya no pedía bailar tan juntitos, así pues nos separamos y nos quedamos mirándonos en silencio durante unos segundos.

—¿Pedimos algo? —dije antes de que se largara.

—Vale, pero ¿seguro que estás bien? —De nuevo se mostró preocupado por mi salud, cosa que me encantó. No solo era guapisísimo, además era un cielito de niño.

—Estoy mejor que bien —respondí arrastrándolo hasta la barra—. ¿Qué tomas?

—Agua.

Me rasqué la cabeza.

—¿Agua?

Asintió apoyando el codo en la barra, mirándome con una sonrisa guasona apuntando a su ojo derecho. Beber agua no estaba en mis planes de esta noche, pero a él podía perdonárselo todo.

—Está bien, no tengo en nada en contra de los abstemios. —Llamé a Curro con un grito y acto seguido lo tenía delante.

—Ponme un ron-cola de los míos y una botella de agua para mi nuevo amigo —le pedí.

El tío sexy se me acercó.

—¿Vienes mucho a este sitio?

—Casi todos los fines de semana.

—Ya, cuando uno sabe los nombres de los camareros es señal de que es asiduo al lugar.

—¿Y eso es bueno o malo? A ti nunca te había visto.

—Es regular. Yo no suelo venir.

Obviamente aquello era malo de cojones, pensaría que me dedicaba a beber como una cosaca los findes empalmando una resaca con otra y saludado en las rotondas con la mano estática.

—¿Eres de Alicante? —le pregunté.

—Sí.

—¿Y tú?

—Sí.

En esas Curro nos dejó las bebidas delante y yo las cogí para entregarle la botella de agua al tío sexy, que con la mano me la rechazó.

—Es para ti, guapa.

—Ya te he dicho que no necesito agua, guapo. —Arqueé las cejas, belicosa.

—Solo un traguito, hazlo por mí, por favor.

Suspiré hondo.

—Está bien, solo porque eres guapo y me pareces majete.

Le di un trago y dejé la botella sobre la barra.

—Ahora tú, bebe de lo mío. —Le ofrecí mi copa.

El tío sexy me la cogió de la mano y le dio un profundo trago mientras sus ojos me observaban por encima de la copa.

—¿Quieres uno para ti?

—Beberé del tuyo si no te importa.

—A algunas personas eso les da asco, lo de compartir copa, por lo de las babas que puedan quedar en el contorno o las que puedas transmitir al contenido mientras bebes.

—De ti no me da asco nada —respondió levantando la copa entre los dos a la altura de nuestros ojos.

Me recosté sobre la barra mirándolo fijamente y me mordí los labios mientras él le daba otro trago laaaargooo, retándome con la mirada antes de dejarla sobre la barra y apoyarse en ella observándome en silencio. Me gustó su forma de mirarme como si yo fuera la única persona en aquel lugar tan abarrotado.

—¿Ronda de chupitos? —nos ofreció Curro pasándome una tabla.

Cogí tres y le puso uno en la mano al tío sexy, levanté uno de los míos en el aire y esperé a que él hiciera lo mismo para brindar.

—Por la noche de San Juan —dije antes de bebérmelo de una ante sus ojos divertidos.

—Por nosotros y la noche de San Juan —dijo haciendo lo mismo—. Joder, está fuerte —tosió—, ¿qué es?

—Blandooo  —me burlé empujándole suave el pecho con la punta de los dedos—. Es cazalla, ¿quieres otro? —Le ofrecí el otro que tenía en la mano.

—No lo sé. Deja que me lo piense. ¿Me quemaré el esófago?

—Es probable, he visto a gente hacer bombas molotov con cazalla en YouTube. Mientras te lo piensas, ¿bailamos? —Estaba empezando a sonar Despacito y me apetecía bailarla con él, bien pegaditos.

No me respondió, pero me agarró por la cintura apretándome contra sus caderas.

—Espera. —Me bebí el otro chupito en canal y dejé el vaso sobre la barra—. Ahora sí. —Le puse las manos sobre los hombros.

—¿Has venido sola?

—He venido con una amiga. Está por ahí. —Con la barbilla le señalé algún punto hacia más adentro del local fuera de nuestro alcance visual, aunque con mi nueva visión a lo Sabater podía vigilar la puerta de los baños y la entrada.

—¿Y tú?

—He quedado aquí con unos amigos, Víctor, el de la puerta, y algunos más.

—Ah, creo que sé quiénes son, uno de ellos me ha hecho un truco de magia.

—Ese debe de ser Raúl.

—Pues no sé. —Me encogí de hombros—. No me he quedado con el nombre.

—¿Y cómo te llamas tú? Aún no me lo has dicho.

—No importa cómo me llame. ¡Podría llamarme Luna o Sol, o Venus! —grité un poco exaltada, empezando a sentirme en un plano superior al nirvana, y no solo por el hecho de estar entre los brazos de un ser celestial como era mi nuevo-nuevo amigo.

—Son todos nombres de astros.

—Sí, es que soy muy fan de los astros.

Rompió a reír antes de darme una vueltecita maestra por debajo de su brazo.

—Entonces hoy debe ser tu noche, la de hoy es mágica o eso dicen las brujas.

—Lo está siendo, créeme y el termino bruja suena bastante feo, mejor di las personas con dones especiales  —le repliqué, tratando de ponerme un  poco seria mientras recuperaba el paso despacito, y el tío sexy me aferró con más fuerza mientras empezaba a darle al tuerquing y me cantaba al oído: «Quiero ser tu ritmo, que le enseñes a mi boca, tus lugares favoritos. Déjame sobrepasar tus zonas de peligro, hasta provocar tus gritos y que olvides tu apellido…».

—Me ha gustado lo de con dones… —me interrumpió el cántico auricular.

—Especiales —maticé yo cayendo en la cuenta unos segundos más tarde de por dónde iban los tiros. Ay, canalla.

La cosa se estaba poniendo interesante. No hay nada más morbosito que un tío imponente te ronde la oreja mientras te restriega la cebolleta contra el vientre a buen ritmo, y él sabía cómo hacerlo. Se movía como los ángeles. Había tal sensualidad en cada uno de sus movimientos que me estaba volviendo majareta el sistema central y sobre todo el periférico-sexual. Con cada leve envestida de cadera me hacía lanzar un gemidito sordo que se apagaba dentro de mi cuerpo antes de brotar al exterior. Se me estaban empezando a aflojar las piernas, eran una jodida gelatina y si seguían respondiendo a sus movimientos era solo porque él me sujetaba con todo el cuerpo. Estaba por completo colgada del suyo mientras nuestros vientres fundidos se movían cadentes al ritmo de la canción, pero qué bien bailaba, incluso yo bailaba bien en sus manos, y me estaba poniendo el asuntillo todo jugosito.

—Bailas muy bien —le dije aupándome un poco para tocar su oreja con mis labios.

—Es que soy bailarín aficionado.

—Ya decía yo —suspiré, esos movimientos tan trabajados y ese cuerpazo suyo no eran cualquier cosa—, casi me calcino entre tus brazos.

—Pues imagínate —dijo, arqueando las cejas.

—¿Imagínate, qué?—Me reí tontamente, sabiendo por dónde iban los tiros esta vez, pero me hice la tonta, vale. Hacerse la tonta para ligarte a un tío es una ley universal que forma parte de las ciencias exactas del flirteo, todo el mundo sabe eso, hasta el tío sexy lo sabía, pues entró al trapo.

—Lo que podría hacerte —susurró robándome el aliento y provocándome un derrame súbito de bajos.

—¿Olvidarme de mi apellido?

—Por ejemplo. —Se echó a reír rompiendo el momentazo, y pensando en esa boca chupándome todo lo jugoso a morro-muerto volví a dirigir la conversación.

—Pues lo tienes fácil, casi no me acuerdo ni de cómo me llamo.

—¿Y eso solo con un baile? —se hizo el gallito.

—Sí, y la cazalla y el cigarro de tu amigo y los rones y las cervezas… —comencé a nombrar todos los despilfarros que habían circulado por mi cuerpo en las últimas horas como si estuviera en una reunión de alcohólicos sinónimos.

—¿Entonces no te acuerdas de cómo te llamas?

—Sí, pero no te lo voy a decir, es un secreto. —Entorné los ojos pérfidamente—. Ven —dije cogiéndole la mano y arrastrándolo de nuevo hacia la barra, donde mi copa nos esperaba—. Vamos a tomarnos otro cazalla.

—Yo ya voy mal con uno, no me siento la garganta —dijo, dándole un trago a la botella de agua, que también seguía en su sitio aguardándonos—. Y luego tengo que conducir.

—Yo no, vivo aquí al lado —dije, guiñándole un ojo.

Apoyó el codo en la barra y me puso la otra mano en la cadera para tirar de mí.

Nos quedamos pegados de cintura para abajo. Se estaba bien así. Moví el vientre hacia él y él me hizo su contraoferta sin apartar la mirada de mis ojos. Su mano empezó a moverse por mi cintura provocándome remolinos bajo la piel y luego subió hasta mi mejilla, cuatro dedos buscaron mi nuca mientras el pulgar me acariciaba la comisura de los labios.

—Chica sin nombre… —dijo acercando posiciones, produciéndose un momento tan mágico que hasta me salían fuegos artificiales por los ojos, y yo gemí.

¿Gemí? Muy lamentable. Sí, joder, lo hice. En alto. Y él lo oyó. Sí, joder, lo oyó, y yo me eché a reír para disimular lo tontorrona que me estaba poniendo, pero es que el tío me ponía tontorrona y media y me encrespaba todo los pelos púbicos.

Próximo viernes: El ladrón de besos

Y si aún te apetece una lectura cargada de buen rollito y que no te dejará indiferente, atrévete con EmparéjaME. Entra y cotillea.

PORTADA EMPARÉJAME

 

 

¿Viernes o te vas?, Sin categoría

¿ Viernes o te vas? Capítulo 3

Imprimir

korsakodd

Estaba a punto de engrescarme con mi amiga, cuando Jerson se levantó de la cama. Tal cual, con sus carnes fofas y velluditas al aire, y emitió un aullido agudo enseñándonos los pelos de los sobacos como dos chuminos lacios. Ambas nos quedamos mirándolo, yo, extrañada, Patricia, preocupada, mientras volvía a posar sus posaderas desnudas en mi colchón (nota mental: lavado urgente a noventa grados de las sábanas o quema directa con soplete).

—¿Estás bien, Jerson? —Patricia se le acercó.

—Tengo un dolor en la espalda brutal.

—Eso es por la contusión —dijo Patricia y yo la miré sin comprender nada—. Deja que te mire. —Se inclinó sobre él adoptando un aire profesional—. Túmbate boca abajo.

Desde mi posición vi ahora que tenía un hematoma gigantesco a la altura de las dorsales y me asusté un poco.

—¿Y esto? —Miré a Patricia que le estaba inspeccionando la zona con la mano, preguntándole «Te duele aquí… y aquí… y aquí…», vamos, lo típico que hacen los médicos al hacer el peritaje.

—Se lo hizo anoche —me respondió.

—Pero ¿cómo?

Bueh poh bu vulva —intervino Jerson con la boca hundida en mi almohada.

—¿¡Mi qué!? —grité. Ay, ay, Dios, ay Dios mío, pero ¿qué le había hecho mi vulva a este pobre hombre?

Patricia asintió con la cabeza y yo me la quedé mirando alucinando, pero ¿qué mierdas había pasado anoche? Tenía que saberlo o me iba a dar un patús de los gordos en cero coma.

—Sí, tuya, ya te dije que llevarme en peso sobre una mesa de plástico representando el Ecce Hommo no era buena idea —reiteró el velludo separando su boca de la almohada, antes de gritar como una niña cuando Patricia tocó con poco tacto una zona especialmente amoratada. Aquello me dolió hasta mí y a la vez sentí un inmenso alivio al conocer el dato que no había sido mi vulva quien le había agredido.

—Estás bien. Solo es una contusión —emitió su diagnóstico la señora médica, sentándose en el borde del colchón y dándole unas palmaditas amistosas en el trasero—. Tómate un analgésico cada ocho horas durante un par de días si te sigue doliendo y en pocos días el dolor remitirá y el cardenal desaparecerá.

—¿Dónde está el váter? —preguntó Jerson saltando de la cama con una agilidad pasmosa, tanto por su peso como por su espalda lastimada.

—En el pasillito. —Le señalé la puerta, cubriéndome los ojos con la mano. Aquel ser en movimiento no era plato de buen gusto.

—Ahora nos vemos, chicas. —Nos hizo un guiño desde la puerta antes de salir.

¿Qué le había hecho yo a ese pobre muchacho poco agraciado? Yo solo era una jovenzuela alocada de veintiséis años acompañada en sus andanzas por una doctora de treinta con síndrome de Peter Pan. Creía que ella tendría la suficiente cordura para no dejarme agredir seres humanos presa de la euforia; estaba claro que me equivocaba.

—¿Qué le hice a ese chico? Ese golpe parece importante.

—Ay, amiga, anoche hiciste taaaantas cosas. —Se echó a reír con la cabeza echada hacia atrás y me dieron ganas de morderle la yugular.

—¿Y para qué me dejas, tú eres la mayor de las dos?

—Perdona, ¿acaso soy tu madre? Además solo tengo treinta años y de todos es sabido que son los nuevos veinte.

—¿Y entonces mis veintiséis son los nuevos dieciséis?

—Dado tu comportamiento, sí.

—Y eso lo dice la doctora en paños menores y despeluchada delante de tres desconocidos.

—No son desconocidos, además, te recuerdo que estamos todos aquí invitados por ti. —Me dio unos golpes con su dedo índice en el hombro.

—¡Auuuuhhhh! Me duele donde me has tocado.

—Normal, eso es lo que pasa cuando se hace una lucha de barro pero sin barro y luego te dedicas a hacer el pino sin parar.

—Pero ¿¡qué dices!? —Estaba claro que Patricia se lo estaba inventando todo para gastarme una de sus bromas, pesada por otro lado, pero una broma.

—Hiciste de costalera, por eso te duele, mema, casi te dislocas el hombro.

Vale, no hubo pelea de barro ni pinos, pero el tema de esa procesión aún me pinchaba en el cerebro.

—Mira de verdad que estoy flipando, no sé qué pasó anoche. ¿Sabes que no hice el ritual que me indicó mi madre? ¿Sabes que no conoceré al hombre de mi vida mientras dure el influjo de la luna de San Juan? Mi madre se va a sentir muy decepcionada porque creerá que no ha acertado en su predicción y yo no puedo decirle que es porque yo no hice el ritual que me preescribió. —Me senté a su lado y me tapé la cara con las dos manos.

Puedo pecar de exagerada, pero si no tienes una madre bruja no sabes lo que es enfrentarse a su mirada pérfida y a su enfado.

—¿Y quién ha dicho que no lo has conocido? Menuda nochecita nos diste con el tema. Además, sabes que yo no creo en esas chorradas, van en contra de mis creencias, y la que prescribe cosas soy yo, no tu madre.

—¿No estarás insinuando que ese tal Jerson es mi def? —Me mostré ofendidísima.

—Yo no insinúo nada, ¿no hueles a café? Creo que los chicos ya lo han preparado, vayamos con ellos, lo necesitas.

Yo lo que necesitaba era una chica por horas que recuperara el estado normal de mi casa y que todos los ocupas se largaran pronto para poner mi mente al día. Pero Patricia me arrastró al saloncito tirando de mi brazo con peligro de dislocármelo más de lo que ya estaba.

—Hola de nuevo, chicas, ¿estás mejor, Candy? —Pablo me sonrió, ya vestido, conforme nos vio entrar y el pantalón vaquero que lucía le sentaba muy bien.

—Pero ¿por qué mierdas me llaman todos «Candy»? —Miré a mi amiga, perpleja, esperando una respuesta lógica a algo por una vez en toda la mañana.

—No seas ansiosa, te he prometido que te contaré todo lo que sucedió anoche y, créeme, fue memorable. —Arqueó las cejas maliciosamente y yo le hice un mohín y me dejé caer como una piltrafa en el sofá. Necesitaba ese café y un par de ibuprofenos.

—¿En serio, alguien sabe dónde está Víctor? —preguntó Raúl, el simpático-listo, sirviendo unas tostadas con mi delantal de volantes como si él fuera el anfitrión y yo la invitada.

—¿Se puede saber qué haces? —le dije molesta, apreciando lo bien que le quedaba.

—Servir el desayuno. —Se me quedó mirando sorprendido por mi agrio carácter matutino—. Estás muy rara esta mañana.

—¿Que yo estoy rara? No sé si te habrás dado cuenta pero amanecer de resaca con la casa llena de desconocidos no es plato de buen gusto, y mucho menos que actúen como si esto fuera la casa de Gran Hermano (con edredoning inclusive).

—No somos desconocidos, Candy, las vivencias unen mucho a la gente, y nosotros hemos vivido muchas aventuras juntos en un corto periodo de tiempo, lo que equivale a dos o tres años de amistad. Y no lo digo yo, lo dice Punset —me argumentó Raúl en modo pretencioso on, sirviéndome una taza de café, más concretamente, mi taza de gatitos.

—Me da igual lo que diga ese señor de pelos encrespados adicto al pan de molde. En cuanto vuestro amigo salga del baño, os largáis. —No quise pensar mucho en qué estaría haciendo Jerson allí metido tanto tiempo, porque la situación en general me sobrepodía en todos los modos posibles.

—Hasta que no aparezca Víctor, de aquí no nos movemos. —Raúl puso las manos en jarras aún con el delantal puesto.

—Pues llamaré a la policía.

—Eso deberíamos haber hecho nosotros cuando intentaste matar a Jerson haciendo bailar al santo, igual le has hecho algo a Víctor también, no eres muy de fiar, Candy… —Estrechó los ojos y me señaló como en la peli esa en la que los alienígenas se meten dentro de los humanos y una vez poseídos señalan a los que no lo están con el brazo extendido en plan ultraje total (no sé si me explico).

—Y si no soy de fiar, ¿qué mierdas hacéis en mi casa? —Eso ya era el colmo de los colmos, insinuar que yo era una especie de psicópata de gordos y peludos.

—Haya paz —habló por fin la voz de la cordura médica—, Candela, no te impacientes y, chicos, estoy completamente segura de que Víctor está perfectamente y que Candela no le ha hecho nada de nada… todavía. —Patricia me miró con los ojos lánguidos insinuando que yo podría hacerle algún tipo de favor al tal Víctor.

—Oh, por favor… —Cogí mi taza y me bebí aquel café que sorprendentemente sabía mejor que el que solía prepararme yo.

Jerson apareció en el salón recién duchado y con mi albornoz fucsia cubriéndole a duras penas el cuerpo y dejando al aire todo su pecho lobo y media churra fimósica.

—¿Qué haces con mi albornoz? Que hayas dormido en mi cama no te da derecho a apoderarte de todas mis cosas.

—¡No había toallas! ¿¡Qué querías que hiciera!? —gritó Jerson tocándose la riñonada, claramente para hacerme sentir culpable y que le perdonara que llevase puesto mi albornoz.

—No seas trolero, Jerson, dile a Candy la verdad sobre tú y los albornoces —comentó Pablo entre risas escupiendo sobre mi suelo trocitos de tostada a medio masticar.

—¡Cállate, Pablo! —le reprendió Jerson con las mejillas al rojo vivo.

—Tiene una especie de filia rara con los albornoces, siempre va por casa con él puesto, el suyo obviamente, de su talla. —Pablo dio el dato guiñándome un ojo y tragando tostadas como si no hubiera un mañana.

—Pues sintiéndolo mucho, he de pedirte que te pongas tu ropa, esta no es tu casa y ese no es tu albornoz. Ahora tendré que llevarlo al tinte a que lo desinfecten —refunfuñé ante tal osadía.

—No tengo la peste, tía, ayer eras más guay.

—Ayer era ayer y hoy es hoy.

—Gran reflexión, ¿te ha costado mucho llegar a ella? —Jerson y yo nos estábamos batiendo en un duelo dialéctico que se estaba subiendo de tono.

—Venga, calmaos. Jerson, ponte tu ropa y ven a desayunar. Candy tiene derecho a saber toda la verdad sobre lo que pasó anoche. Es vital para revertir los efectos del síndrome de Korsakoff. —De nuevo Patricia tuvo la decencia de dejar su móvil y organizar aquella terapia que me devolvería la cordura que había perdido desde que abrí los ojos esta mañana.

—¿Qué es eso del síndrome Korsakoff? —Pablo tomó asiento a mi lado del sofá con una tostada en la mano y una taza (la de Tip, cuyo poder me había costado un par de uñas en el Primark) en la otra.

—Yo lo sé —intervino Raúl, sentándose a la mesa junto a Patricia que estaba sirviéndose otra taza—. Salió en un capítulo de House.

Patricia le dio paso a que diera la explicación con un movimiento de mano de profesora antigua.

—A ver, ilústranos —dije yo, sin ganas, dándole otro sorbo al café.

—Vale, eres alcohólica y como tal, cuando bebes, no puedes controlar la cantidad de alcohol que ingieres. Necesitas tomar más alcohol cada vez para conseguir el mismo efecto que antes. Y es ahí donde aparecen los síntomas de abstinencia cuando se detiene el consumo de alcohol. Te sientes enferma, con sudoración, temblores, ansiedad y amnesias…

—Yo no soy alcohólica y no tengo sudoraciones ni temblores, ¿entiendes, friquibundo? —gruñí entredientes cortándole aquella absurda perorata.

—No lo es —corroboró mi amigastra—. Solo que ayer bebió más de la cuenta y los cigarritos de Víctor le afectaron bastante los sentidos.

—Y tanto. —Se rió Raúl.

—Pero ¿qué coño haces todavía con mi albornoz? —Increpé a velludo-man, viéndole irrumpir de nuevo en el saloncito con él puesto. Las sisas estaban a punto de reventar y aquello me enervó un poquito más de lo que ya estaba.

—Es que mis pantalones están inservibles, si no me los hubieras roto anoche —repuso lanzándome una sonrisa maliciosa.

Dios mío, no. Dios mío, no. Dime que yo no le arranqué la ropa a lo Hulk a ese chico en un ataque de pasión salvaje antes de ventilármelo.

—Me encantaría saber cómo hice tal cosa, a veces no puedo ni arrancar las etiquetas de la ropa con la mano.

—Pues, Candy, ahora mismo te lo cuento —dijo sentándose a mi otro lado en el sofá con una sonrisa picarona intentando taparse mejor la colita.

—¿Y por qué me llamáis «Candy» todos?

—Tú lo querías así.

—¿Yo? —Miré a Patricia con ganas de echarme a llorar.

—Sí, tú —respondieron todos los presentes a la vez.

—A ver, Candela, sé que odias que te llamen así —dijo Patricia mirándome fijamente y yo asentí con aplomo—, pero ayer, querida Wonder Woman, decidiste cambiar tu nombre por Candy.

—No parabas de pedir esa canción y de cantarla todo el tiempo —apuntó Raúl.

—¿La de Candy de Robbie Williams? —Esa canción me gustaba bastante.

—No, la de Candy de Iggy Pop —me replicó Jerson.

—¿Y por qué hacía tal cosa? —dije extrañada, no sabía ni qué canción era esa ni quién era ese Iggy Pop. ¿Era algún higo popero?

—La oíste en el You Rock y dijiste que era tu canción favorita en el mundo mundial, palabras textuales tuyas —respondió Pablo dándome un suave codazo.

—Necesito dos ibuprofenos o tres —bufé, llevándome la mano a los ojos.

—Yo los traigo —Jerson se mostró, solícito, lanzándome una mirada sensual. No, por favor. Dime que no. Dime que no.

—Están en el armario del baño, el del espejo —le informé apartando la mirada de su pecho de lobo. No por favor. Dime que no. Dime que no.

—Lo sé, te he registrado ese armario antes.

—¿Y por qué has hecho eso? —Lo miré alucinando.

—Estaba buscando bigudíes, pero no tienes. —Se mostró triste.

—¿Y para qué quieres unos rulos tú? —Patricia se interesó por ese detalle. Menos mal, aún habían cosas que conseguían sorprenderla.

—Pues para peinarme, ¿para qué va a ser? —Puso los ojos en blanco y se puso en pie.

—Anda, Jerson, tráete la caja, yo también voy a tomarme uno —dijo el abraza-cojines

—Y yo. —Pablo levantó la mano.

Lo miré y me sonrió. Era muy mono y qué ojitos más bonitos en esa bonita cara. Le sonreí.

—¿Así que yo pedía esa canción? —dije, preguntándome por qué mierdas no lo había elegido a él en lugar de a Jerson. Era increíble, inconcebible y, sobre todo, alucinante, pero de alucinógeno, ¿qué mierdas tenían esos cigarros especiales?

—Sí, te conocimos siendo Candela, pero tras escuchar la canción en el You Rock dijiste que te ibas a rebautizar como Candy, y eso hicimos.

—¿El qué hicimos? —dije con recelo.

—Rebautizarte. Yo fui tu padrino y Patricia la madrina.

—¿Y quién hizo de cura? —pregunté empezando a hacerme gracia todo aquel asunto.

—Yo mismo. —Raúl se golpeó el pecho.

—Y los demás fueron invitados de honor —comentó Pablo.

—Vaya, ¿al menos lo haríamos en la playa?

—No, fue bastante mejor que eso.

imagesLL